• La Pluma del Oasis
    Imagen de laplumadeloasis
    David García
    Historiador y Bloguero

El ciclo vital

Hace mucho tiempo una persona sabia me aconsejaba que cuando un predicador hable, no solo lo oiga, sino que lo escuche, lo analice y reflexione sobre lo que predica antes de replicarle

imagen de El ciclo vital
Objetivo CLM - David García Huertas
Lunes, 23/02/2015 | Nacional | Portada, Opinión

Hace mucho tiempo una persona sabia me aconsejaba que cuando un predicador hable, no solo lo oiga, sino que lo escuche, lo analice y reflexione sobre lo que predica antes de replicarle.

 

La verdad que a pesar de ser joven y todavía un inexperto, debo reconocer que es uno de los consejos que más me han servido para analizar la información. Vivimos en un mundo en el que al ritmo que suena la melodía del día a día en esas personas que a diario se juegan el tipo y hacen el gran esfuerzo por sobrevivir, son nuestras jerarquías las que viven en un bucle que los aísla de la realidad. Los grandes partidos más preocupados en decirse las vergüenzas ajenas, sin mirar y corregir las suyas, preocupados por partidos que todavía no están presentes en el gobierno. Como una táctica maquiavélica, tratan de encender el fuego en el partida ajeno para así tapar sus vergüenzas, ¡Que orgulloso estaría  el Conde-duque Olivares de ellos! Es el conjunto de esa jerarquía de poderes políticos los que configuran el pentagrama de una melodía paralela a la real, en la que de vez en cuando se decora pomposamente para recaudar unos pocos votos en elecciones o unos años más seguros en el trono.

 

La historia no sólo sirve para saber que pasó en un pasado remoto o no tan remoto, sino que sirve para intentar buscar una explicación al porqué el ser humano tropieza tantas veces con la misma piedra, porqué no aprendemos a mejorar, porqué no evolucionamos en nuestra concepción de sociedad.

 

Entramos en un año cuya tesitura política va a suponer un acontecimiento único. Muchos vociferadores pidiendo el voto para un partido u otro, sin ser conscientes que al igual que la muerte de Franco supuso la necesidad  de libertad en una sociedad necesitada de una dosis extra de libertad, que con cuentagotas se va proporcionando. Llega la hora de hacer política con mayúsculas, política coherente, sin extremismos y con consenso como en aquellos años de finales de los setenta, pero dando “un giro de tuerca” más intenso y con menos ataduras. La situación ha cambiado, en aquellos años teníamos unas necesidades políticas como sociedad, pero en el 2015 las necesidades son otras, entre ellas políticos de alturas.

 

La crítica y la opinión no puede ser vulgar, ni argumentarla en un “porque lo digo yo”, “porque si “ o “porque no”, se necesitan argumentos sólidos y de altura, diversos sí, pero con un respaldo argumental digno de una política nacional. Si los partidos no comprenden que la situación política y social  ha cambiado y que la política vieja no sirve, estarán perdidos electoralmente.

 

La Constitución supuso un punto de inflexión, la inauguración de un periodo nuevo. Ello ha provocado el dilema actual sobre el papel de la Constitución, que tanto ha dado a este país, proyecto que según para que tema se utiliza de una forma u otra. Cuando abdico el Rey, los conservadores se ceñían al argumento de que la Constitución lo establecía así, los progresistas decían que era hora de votar si queríamos monarquía o no, que la Constitución está obsoleta. Sin embargo, en el apartado del derecho a la viviendo las corrientes conservadoras no se oponen tan claramente en contra de los desahucios y los progresistas ahora si la quieren tal cual. El resultado fue que  nos impusieron otro rey, nadie nos dio la oportunidad de opinar si queremos rey o no. No pretendo faltar el respeto, como demócrata diría que nos tendrían que haber preguntado, si gana el sí a la monarquía, tendría la legitimación de la que hoy en gran medida carece y el día de mañana cuando otro/a deba subir al trono el mismo sistema de libertad social. Y si ganara el no a la monarquía, trabajar por un proyecto social y político acorde a los nuevos modelos políticos y la situación actual política, la decisión de los ciudadanos debería ser respetada, pero no, el miedo invade ese corralito que forman los poderes que como especie de mamífero artiodáctilo, que espera la matanza, engorda año tras año, década tras década, mientras que los ciudadanos corrientes ven como sus derechos van flaqueando.

 

Cuando ciertos filósofos hacían referencia a que la historia de una sociedad se repetía en un estado más evolucionado, pusieron la lupa en el núcleo de  la cuestión, lo difícil eso sí, es saber cuándo se va produciendo ese nuevo estadio de la evolución cívica.

 

 Muchos políticos y afines se aferran a seguir igual, sin modificar un ápice, con el rumbo totalmente perdido no se dan cuenta o no quieren darse, que están perdiendo popularismo, la sociedad pide un cambio, un cambio necesario, un ápice de libertad.

 

La Constitución es uno de los mayores logros de la política post-franquista, pero como una infraestructura, con el tiempo necesita ir reformándose, abrirse, limpiarse y modificarse en aquellos apartados que estén denostados y sobrepasados por el tiempo. ¡¡Imagínese querido lector que todavía siguiéramos con la Constitución de 1812!....NO TENDRÍA SENTIDO.

 

No abogaré por una revolución, no compraré populismo barato, pero sí defenderé la evolución, el trabajo constante y la libertad de una sociedad que a veces parece sentirse con la mordaza puesta. 

Te puede interesar

Agregar comentario

Plain text

  • Etiquetas HTML permitidas: <strong>
  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Queremos saber si es un visitante humano y prevenir envíos de spam
By submitting this form, you accept the Akismet privacy policy.

■ Nuestros Blogs

Objetivo Tecnología
Cartas al Director
Contigo Unidos X el Empleo
 

■ Opinión